salón remix

26 Jun

Retomando la pregunta de Carlos Alberto Vergara de si entiendo “la descentralización del Salón Nacional y su énfasis en encargar a los artistas un proyecto para un lugar específico como una ilustración de lo que sucede con las grandes bienales y la Documenta, o si a pesar de las diferencias en escala presupuestal e institucional consideran que nuestro “gran evento” resulta de una interpretación con “fricción crítica” y/o “mirada crítica”?”

Lo primero que me viene a la mente (aparte de la obvia referencia de que el “salón” como modelo expositivo tiene sus siglos de edad y viene de Francia) es es que no me imagino a los funcionarios del Ministerio de Cultura revisando modelos de mega eventos para adecuarlos al Salón Nacional. Lo que ha sucedido es que por una lado “traducen” las “críticas” del medio artístico y por otro, intentan mantenerlo a tono con lo que sucede en el exterior. El actual Salón Nacional es (y esto no es una novedad) lo que se ha podido realizar con un presupuesto ínfimo y un “remix” de ideas que se han venido discutiendo e implementando erráticamente desde hace más de una década.

Si no estoy mal, por allá en 1995 los funcionarios llamaron a los artistas para “escuchar las críticas” y plantear un modelo de Salón que resultara de ese diálogo. Lo que resultó inicialmente fue una suerte de collage en el que había de todo, desde unos ejes temáticos hasta la infaltable lista de invitados. Desde ese momento cada vez que se presenta el Salón Nacional, el comunicado oficial dice que “para la elaboración de este Salón se han tenido en cuenta las críticas que ha formulado el medio artístico”.

Es decir, la “mirada crítica” no es tanto con los mega-eventos internacionales sino con el modelo de salón que se venía trabajando, del que se mantiene una estructura similar pero se presenta como un último “remix” donde se tienen en cuenta las voces de “los distintos agentes que integran el sector”, como se lee en la presentación del Salón como Programa a comienzos de 2003:

“El Ministerio de Cultura ha decidido replantear el Salón Nacional de Artistas, considerado uno de los proyectos con mayor presencia en el sector artístico colombiano. Esta transformación necesaria responde a las demandas formuladas por artistas, instituciones y gestores culturales, así como a las nuevas experiencias en formación e investigación que se vienen dando en las artes visuales colombianas. Responde también a la necesidad de poner el campo artístico nacional a tono con los procesos contemporáneos de globalización e internacionalización de los lenguajes visuales que han transformado por completo las geografías culturales y modificado sustancialmente las relaciones entre lo local y lo global dando paso a nuevos modos y escenarios de interacción, conflicto y negociación cultural”
-fuente: http://www.geocities.com/laesferapublica/debatesalon2003.html

En el actual modelo de salón la labor de DJ se la pasan al curador (ese es su “lugar en el mundo”). El ministerio inicia con el siguiente párrafo la presentación del “nuevo modelo de salón”:

“La Dirección de Artes del Ministerio de Cultura, a partir de una amplia concertación con diversas instancias culturales y académicas de las regiones, ha introducido una serie de modificaciones en el proceso de la realización de los Salones Regionales. Estos cambios atienden las críticas y recomendaciones del medio artístico, así como la ambición de implementar una política pensada en términos de procesos investigativos, formativos y de impulso a la creación contemporánea, que se articule con el desarrollo de las prácticas artísticas regionales en el país. Su nuevo diseño apunta a que los Salones sean procesos de mayor duración y con mayor énfasis en la investigación y formación de artistas y públicos”
-fuente: http://www.esferapublica.org/salonregional2005.htm

La curadora de Bogotá le pasa el papel de DJ al artista:

“Un Lugar en el Mundo parte de una exploración de la producción artística en Bogotá, sin imponer una temática a priori. Se busca identificar propuestas capaces de marcar los lugares, de inscribirse en el mundo, de cargar significativamente espacios históricos traduciéndolos en obras que operan como una transacción entre un espacio íntimo y subjetivo y la cultura e historia.”
-fuente: http://www.sna40.com/exposiciones/unlugarenelmundo.htm

Es decir, el trabajo de “traducción” o “transacción” crítica lo hicieron en este caso aquellos artistas con los lugares en que insertaron su trabajo (que no fueron todos). Y esto si que merece un “rave” en el que lejos de escuchar un “top ten” del Salón (eso ni en el Factor X!!) lo hagamos al son de muchos ‘remixes’. (¿será que esto sí es descentralizar?)

Catalina Vaughan

* aconsejo hacer un remix de lo anterior con los siguientes términos: postproducción, postmodernidad, hibridación, contrahegemónico, dispersión, horizontalización, auto-regulación, autonomía…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: