la música de las esferas

21 Jun

Esta imagen publicada en los medios con ocasión del mundial de futbol, no me hace pensar en el deporte, ni en el esférico, ni en adidas. Veo una esfera exhibida cual fetiche frente a un edificio muy similar al Museo Fredericianum (principal sede de Documenta en Kassel), en el cual funcionó inicialmente la biblioteca donde los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm empezaron a trabajar en un proyecto inmenso: el diccionario de la lengua alemana.

Afortunadamente esferapública no tiene una dimensión física, pues de tenerla lo más posible es que la exhibieran como curiosidad de ultramar en un parque de Kassel. Pero los tiempos han cambiado, el Fredericianum dejó de ser biblioteca (aún tiene su espíritu enciclopédico), pasó a ser museo (léase pulsión taxonómica) y ahora es el edificio emblemático de una Documenta que tiene como uno de sus temas centrales la “constitución” de una esfera pública postnacional:

El sistema global de traducción cultural que de alguna manera parece estar insertado en el arte y en su mediación, propicia el escenario para un debate público potencialmente incluyente (Bildung, el término alemán para la educación, también significa ‘generación’ o ‘constitución’ en el sentido de generar o de constituir una esfera pública).

Es decir, aunque se la quieren jugar con la exposición, su apuesta a largo plazo es ni más ni menos que la de “constituir” una espacio de debate transnacional a través del Documenta 12 Magazine. (“dicen que por allá en los trópicos hay una esfera pública, ¿cómo funcionará? ¿será de la especie Habermasianum academikus rationale? ¿Spontanueus generationen? ¿Natura indómita? ¿Errática spherica?…“)

Es cierto, la noción de Esfera Pública fue conceptualizada en esas tierras, pero el caso de esferapública responde a una situación específica de nuestro medio que, por fortuna, es imposible de traducir, y mucho menos de exhibir. Obviamente ese proceso será inevitable pero, como lo afirma Guillermo Vanegas, la mirada crítica de esferapública es lo primero que hay que cuidar, por ello creo que el camino a seguir no es soñar con una traducción correcta y un lugar destacado en Kassel, sino “redireccionar la energía” al contexto local al mismo tiempo que se está atento a las posibilidades de diálogo con los demás espacios convocados a esa dimensión informacional que está en todas partes y en ninguna.

Esta imagen me hace pensar en eso de la mirada crítica. ¿Cómo hacer para que esa mirada no se diluya en medio de esta tormenta de datos y tensiones a las que va estar sometida esferapública? Una opción puede ser la de revisar críticamente el impacto que ha tenido esta mega exposición en nuestra forma de acercarnos a los procesos artísticos, tanto en sus aspectos curatoriales, como en nuestros esquemas mentales (…. esa Documenta que hace rato nos atraviesa).

Para cerrar, y a manera de antídoto para evitar una fiebre spherica, va una pequeña dosis de La institución de la crítica de Hito Steyerl (que circuló por esta esfera):

….O quizá intenten seriamente reconstruir una esfera pública en el interior de las condiciones de mercado, como por ejemplo en los masivos y temporales espectáculos de la crítica financiados por, pongamos, la Deutsche Bundeskulturstiftung. Pero bajo las circunstancias económicas dominantes, el principal efecto resultante es integrar a los críticos en la precariedad, en las estructuras de trabajo flexibilizado en el marco de proyectos temporales o en las formas de trabajo freelance en las industrias culturales. Y en el peor de los casos, estos espectáculos de la crítica sirven de decoración para las grandes empresas del colonialismo económico, como sucede por ejemplo con la colonización del Este de Europa por parte de las mismas instituciones que producen el arte conceptual en estas regiones.

Si en la primera ola de la crítica institucional la crítica producía integración en la institución, la segunda sólo logró integrarse en la representación. Pero en la tercera fase la única integración que parece haberse logrado con facilidad es en la precariedad. Y en este sentido, a fecha de hoy sólo podemos responder la pregunta que se refiere a la función de la institución de la crítica de la siguiente manera: mientras que las instituciones críticas están siendo desmanteladas por la crítica institucional neoliberal, este proceso produce un sujeto ambivalente que desarrolla múltiples estrategias para habérselas con su dislocación. Por una parte, tiene que adaptarse a las necesidades de unas condiciones de vida cada vez más precarias. Por otra, parece que nunca antes haya habido tanta necesidad de instituciones críticas que puedan responder a las nuevas necesidades y deseos que esta nueva composición subjetiva tendrá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: