de mariposas, museos & emisoras

10 Nov

Esta foto de Belisario me ha dado vueltas y vueltas en la cabeza desde hace tiempo. Podría caer en la tentación de decir solamente que una imagen vale más que mil palabras, pero prefiero no hacerlo, aunque sea cierto (tampoco hay que ser tan breve).

Retomando esa perversa relación de la política con el arte –en el modo en que la plantea Guillermo Vanegas– me gustaría resaltar cómo la fundación Corazón Verde, en vista de que muchos artistas se habían negado a participar en Animarte, resolvió convocar a personajes de la farándula, el jet-set y la política como estrategia para solucionar el problema. Tal vez el mayor beneficiado (y el que resultó mojando más prensa) fue el expresidente Betancur, tan cercano desde siempre al mundo del arte. No solamente su mariposa fue la más popular, sino que acabó legitimando ante el gran público un evento decadente y nocivo en términos artísticos, y muy rentable eso sí, a la hora de captar fondos para su loable fin.

Dentro de las muchas curiosidades de esa andanada mediática, me gustaría compartir con ustedes la siguiente nota publicada en la red:

Insectos en el arte – Muestra de mariposas gigantes en Colombia
Los insectos también inspiran arte. Un total de 140 mariposas gigantescas y coloreadas por decenas de artistas ocupan la plaza de Bolívar en Bogotá y permanecerán expuestas hasta el 25 de noviembre cuando serán subastadas por la casa Christie’s de Nueva York. La singular exposición, bautizada como “Animarte”, fue organizada por la Fundación Corazón Verde, que busca aliviar la situación económica de miles de viudas y huérfanos de la Policía colombiana. “Animarte: El arte de transformar vidas” presentó la segunda temporada de arte en espacio público “para rescatar el valor de la solidaridad”, según los organizadores de la muestra. Reconocidos artistas como David Manzur, Fernando Grisales, Augusto Rendón y el recientemente fallecido pintor y escultor Eduardo Ramírez Villamizar enseñan sus mariposas de enormes alas y colores trabajadas en acero. También el ex presidente colombiano Belisario Betancur y su esposa, la artista venezolana Dalita Navarro, exponen al aire libre sus respectivas mariposas. Las 140 mariposas tienen 1,70 metros de alto por 1,55 de ancho. Después de permanecer en la plaza de Bolívar, las mariposas serán trasladadas a otros espacios abiertos de Bogotá hasta el día de la subasta.

http://axxon.com.ar/mus/info/040585.htm

Es cierto que el mundo de la cultura resultó ser un oasis dorado para Belisario. En ese mundo encontró su refugio y las musas acudieron a él en los muchos momentos en que tuvo que inspirarse para escribir sus discursos (para los muchos eventos culturales a los que debía asistir como miembro destacado –y poderoso- de la Junta Directiva del Museo de Arte Moderno)

Además de los discursos, su labor consistió seguramente en apoyar a la directora en su cruzada anual por las arcas del Estado y la empresa privada, que difícilmente podían negarse a patrocinar las actividades de esa curiosa entidad privada que es el Museo de Arte Moderno. (Qué responsabilidad le cabe a Belisario en el desmadre administrativo y en la absoluta falta de renovación profesional del tan criticado MamBo?)

Para rememorar esos momentos de Gloria, anexo un fragmento de uno de los tantos discursos que el poeta de Amagá se leyó en esa mole de Salmona:

“Estamos en la sede del Museo de Arte Moderno de Santafé de Bogotá, la tarde del martes 22 de noviembre de 1994, vecindario de la Biblioteca Nacional de Colombia, en mitad de una constelación de tonalidades verdes del parque que nos rodea. Han desaparecido -imaginémoslo así, con ilusión premonitoria- las viejas casonas del entorno. Las primeras en ascender por la amplia escalinata que diseñara el arquitecto Rogelio Salmona como preámbulo del Museo, son dos obstinaciones-. Marta Traba y Gloria Zea. Entran con resplandor de excelsitud. Pareciera que no llegan aún los invitados. No es así: en un incendio imaginario de Alberti, en el Museo del Prado, bajan con prisa de sus cabalgaduras los personajes de Velázquez y escapan de su nimbo angélico los personajes del Greco; atraviesan la laguna los del Bosco y se apresuran las majas de Goya; salen severos de su blancura los monjes de Zurbarán, a buscar el Paseo de Recoletos. Esta tarde de noviembre hay en el MAM una asamblea de cóndores y barracudas de Obregón; barequeras, de Pedro Nel; gentes que salen de las casas sabaneras de Páramo y de los lienzos alegóricos de Beatriz González; de transverberaciones de Manzur y gritos de la arena taurina de Botero; naves espaciales de Negret y formaciones geométricas de Ramírez Villamizar y vegetales de Roda, y tejidos de Amaral y figuras de Ana María Rueda y ojeras de Maripaz y billaristas de Saturnino, salen a recibir a Marta y a Gloria. Llegan el presidente Samper y Jacquin y llegan los ministros. Hay un rumor unánime de aplauso entre las vacaciones de los habitantes de los lienzos y el delirio de aquella colectividad de la belleza, que Gloria y Marta convocan.

¡Es el momento de entonar al unísono el Aleluya de Haéndel!”


BELISARIO BETANCUR

Santafé de Bogotá, noviembre de 1994

http://www.colarte.arts.co/museos/MAMBogota/recuento.htm

Finalmente, no me queda sino sugerirle a la inmensa minoría (y a los malpensantes) que se escriban una cartica a Belisario Betancur, flamante presidente para iberoamérica de la Fundación Santillana, creada por don Jesús de Polanco del Grupo Prisa. Estoy absolutamente segura que desde este cargo, nuestro contemplativo poeta de Amagá podría interceder favorablemente para que la HJCK no desaparezca del dial. De pronto en este momento no está tan impedido para pasar a la acción, (como sí lo estuvo en la noche de la toma del Palacio de Justicia) De pronto puede hacer algo por el país cultural que tanto quiere y por el que ha hecho tan poco. (Está en una posición de poder, pero de pronto, otra vez, no podrá ejercerlo)

Cierro con esta nota:


La Fundación Santillana es una institución privada centrada en el fomento de la educación y la promoción cultural en un amplio marco de cooperación, tanto en el ámbito nacional como internacional, en especial en Latinoamérica. La Fundación Santillana, constituida en 1979, nació por iniciativa de Jesús de Polanco. Dentro de sus objetivos está la contribución a la mejora cualitativa y a la extensión de la educación, y la investigación, estudio y experimentación de nuevos métodos, técnicas y medios de enseñanza. A lo largo de sus veinte años de actividad la Fundación ha organizado numerosos actos en todos los ámbitos de la cultura: conciertos, conferencias, encuentros y exposiciones. La sede de la Fundación está ubicada en Santillana del Mar (Cantabria), donde cuenta con dos edificios singulares: la Torre de Don Borja y la Casa de la Infanta Doña Paz de Borbón, en los que se acogen buena parte de sus actividades. Durante el 2001 organizó las muestras El Marqués de Santillana 1398-1458, los albores de la España Moderna; El cristal, del Modernismo al art decó, y Cantabria siglo XX, acelerando tiempos de cambios. La Fundación dispone también de una sede en Madrid. Santillana ofrece también otros puntos de debate y encuentro a través del seminario La semana monográfica, que este año, en su decimosexta edición, organizó un debate sobre el futuro de la Universidad, y el ciclo anual de conferencias La educación que queremos. La Fundación Santillana para Iberoamérica tiene su centro en Bogotá (Colombia) y está presidida por Belisario Betancur.

http://www.prisa.es/static/es/accionistas/memoria/


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: