Archive | febrero, 2004

ven al norte

24 Feb

Definitivamente descubrimos que el espacio público existe.

Lo digo pues han sido las últimas administraciones quienes lo han puesto
en primerísimo plano ya sea por el dinero que se le ha invertido en su
aspecto físico, como por toda la pedagogía mockusiana sobre este tipo de
espacio como lugar de convivencia y ‘reconocimiento del otro’. Tambien
estamos descubriendo que esos andenes, además de servir como lugar de
transito, lo son tambien de conflicto (“tanta plata metida en cemento
y pedagogía para que venga esta ‘gente’ y se plante a vender cuanta
chuchería existe, que carajos le pasa al alcalde??”)

Y el conflicto no creo que consista únicamente en la apropiación
de andenes por el comercio informal o la pomposa espectacularidad
de las corporaciones. Así como a Paquita le encanta agacharse
a escoger sus sacos Tony Falcony, a otros (Lescaros entre ellos?) les
parece que a estos vendedores el Estado debería procurarles una
solución (léase ‘un localito’ en otro sector) en el corto o mediano
plazo. Están también los dueños de los locales que pagan arriendo,
valorización y todo tipo de impuestos que les daría un físico ataque si
esta “invasión” se institucionaliza. (“antes de que me invadan el anden,
pues también saco mi ‘merca’ y la exhibo con payaso y megáfono”)

Que tal lo del parque de la 93!! En navidad “Comcel” patrocina pesebre
y arbol en el que su geométrico logo se utiliza como adorno navideño
en la punta del pino y como ‘estrella de Belén’ en un pesebre infeliz.
Además todo Bogotá hace la respectiva romería a este ‘show-room’ en
donde lo único que hace falta es que los reyes magos, la virgen y san josé,
tengan estambado en sus ropajes el emblema de la empresa que los
patrocina. (“Viste el celular que está al lado del ‘niño dios’? Está
divino, con cuerpo de aluminio y camara digital de 3 megapixeles!!”)

En esta última navidad los ejecutivos de esa compañía lograron desplazar
fuera de “su” parque a los subversivos y olorosos chuzos de mazorca
que invadieron tan divina y bella vitrina. Lo que no lograron ocultar
fue el rito que los bogotanos de todos los estratos tienen con la mazorca
asada (y si es de chuzo, tanto mejor). Será que para la próxima navidad
Leo Katz pondrá unas nenas con minifalda a asar ‘sweet corn’ en el centro
de ese parque tan divino? (O será que más bien va a la fija y pone
chuzos bien diseñados con parrillas de titanio y `fritanga gourmet´?)

O será que la alcaldía querrá sacarse un clavito más con la ‘elite’ y
-en vez del macro evento “Ven al sur” con que abrió el año- invitará a
toda la ciudad a visitar los pesebres del Chicó como parte de un paseo
(Ven al norte) en chivas rumberas con mariachis, música de carrilera,
chucu-chucu y chunchullo incluido? (“Mira allí están julito y alfonsito
comiendo morcilla !!”)

Amanecerá y veremos