directo teusaquillo

19 Sep

Desde Boston he seguido lo sucedido con las Divas en Ecuador
(que godarrea la del Museo de Quito!), la otrora vigorosa
infraestructura museal venezolana (que parece están feriando al
peor postor gracias a el implacable populismo cultural del
neo.chafarote local) y el afortunado traslado de la rebeca a
teusaquillo (independencia neta).

El proyecto curatorial de Divas era el resultado de una
investigación seria y con la interdisciplinariedad necesaria
(antropólogos y sociólogos incluidos) para no caer en una
museificación de lo cultural que tanto fascina a algunos
curadores (absolutamente indigestados con las interpretaciones
culturales de los antropólogos “posmodernos”) que físicamente
saturan con tanta visión “ampliada” de las cosas.

Estuve navegando por el website de “Gente de la Cultura” y se
vén acciones de resistencia bien organizadas y efectivas.
Los implicados tienen todo el derecho a protestar por
las arbitrariedades de unas políticas miopes y cargadas
del más ramplón de los populismos. Eso está muy bien.
Lo que está mejor es que se pasa a la acción y (parece) a
la creación de otros espacios para la actividad artística.
(En eso los tres países si son hermanos).

Parcialmente de acuerdo con Israel en que sea traiga “permanentemente
el tema de la percepción de varios artistas por sentirse excluidos”.
Sería mejor decir “periódicamente” y no “permanentemente” pues antes
de cada salón (ritual bienal) no se ha escucha una sóla crítica por
parte de los artistas a la forma como está configurado el jurado,
organizada la convocatoria y definidas las reglas de selección y
premiación. El “debate” viene después. (casos se han visto en este
y otros espacios).

Ahora, lo anterior no significa que hay que dejar de rechazar de frente
toda arbitrariedad institucional. O por lo menos, discutir sobre ella.
Faltaría más que la fórmula sea la de crear espacios y dejar
que las instituciones sigan pensando que toda crítica a su gestión
viene de una manada de resentidos. (viva la polémica!! eso nos
conviene).

Poner a andar un evento oficial no es cosa fácil. Pero tampoco
justifica que funcionarios y curadores presenten sus últimas
creaciones como realidades irrefutables. (esta vez si hubo
investigación)

Hay en las instituciones un lugar para la autocrítica?

Ese si que es otro espacio a construir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: