Archivo | julio, 2003

el autor oficial

4 Jul

Así como prescribió lo del 36 Salón, creo que sucede lo mismo con el
debate al Mambo. El mensaje de Gustavo Zalamea, que aparentemente
plantea una “blanda” respuesta a Jose Roca y una blandísima “defensa”
de Gloria Zea, obedece más a intereses individuales que a una toma de
posición de un artista preocupado por la colectividad.

Primero deja ver cierto malestar por no detentar una vez más el
pequeño “poder” de ser jurado o curador del Salón al afirmar que el
nuevo esquema del Salón es prácticamente de su autoría. (Que
modestia!!) Segundo, que es él -y no el Museo- el verdadero gestor de
la idea de las maquetas. (La irresistible necesidad de la autoría)

Bueno, hasta el más miope de los miopes se da cuenta de que la
“defensa” la necesitó (a gritos) Gloria Zea en el momento en que
enfrentó un rechazo generalizado por el evento que todos conocemos. En
estos momentos dudo mucho que la necesite y de pronto ni siquiera se
entera. (Estará en Europa?)

En cuanto a las maquetas lo que se cuestionó no fué la idea de que
fueran o no maquetas, sino toda la parafernalia que trae consigo, como
lo es la del artista trabajandole a la institución para que tape huecos
por mala administración, la de la institución diciendo que los artistas
la adoran y la apoyan, el espectáculo mediático y el simulacro de que
las cosas van pr buen camino. (Si patrón, a sus ordenes. Si patrón,
como usted diga. Si patrón. Mande.)

Ah! parece que hay mambo-curator. Por ahí se anuncia una exposición
panorámica de una década alérgica a las panoramicas: los noventas.
(Al que no quiere hitos se le dan más hitos)

Anuncios